lunes, agosto 13, 2007

... y el final del Camino.

Y el último de mis 'grandes' periplos veraniegos: el Camino de Santiago.

Recorrer el Camino de Santiago es la típica experiencia que siempre he tenido ganas de hacer, pero que por unos motivos u otros nunca había conseguido realizar. A mi amigo Juan también le ocurría lo mismo que a mí, así que este año conseguimos encontrar unas fechas que nos vinieran bien a los dos y nos decidimos a organizar el viaje.

Lo primero que decidimos fue que haríamos el Camino del Norte, mucho menos típico y concurrido que el tradicional camino Francés. Después, compramos los billetes para la ida y la vuelta, e incorporamos a una nueva peregrina: Elisa. Por último, nos empapamos de guías y consejos para el trayecto (especialmente relacionados con la mochila y el botiquín!). Y el día 27 de julio pusimos rumbo a Santiago... dando un pequeño paseo de 200km:

Día 0 (viernes 27 de julio de 2007). Madrid - Ribadeo: Juan y yo nos escapamos de nuestros respectivos trabajos y quedamos en el aeropuerto de Barajas. Facturamos las mochilas (7.2kg la mía y 7.8kg la suya). Cogemos el avión sin problemas rumbo al Aeropuerto de Asturias. Allí autobús hasta Avilés. 2 horitas y media de espera, amenizadas con unas cervecitas, y autocar hasta Ribadeo. Los paisajes son preciosos, pero yo apenas los veo porque estoy dromido. A las 23:00 llegamos a nuestro destino, nos encontramos con Elisa (había ido en tren desde Madrid) y nos tomamos algo en el hostal antes de acostarnos.

Día 1 (sábado 28 de julio de 2007) Ribadeo - Lourenzá (29km): nos levantamos bastante tarde e iniciamos la etapa (felices y todavía gorditos) a las 09:30. Menos mal que estábamos descansados porque la etapa fue bastante dura. Constante sube y baja rompepiernas y mucho calor. Elisa me encuentra un palo para usarlo de bordón (qué gran compañero fue!). Descubrimos que no todos los pueblos de España tienen bar. Comemos lo que podemos en San Xusto y llegamos al albergue cerca de las 17:30. Conocimos a varios peregrinos más (especialmente Antonio y Alicia, un matrimonio de Colmenar) y dimos una vuelta por el bonito pueblo. A Elisa le sentó mal la cena, nos quedamos sin sello, y 'alguien' roncaba en la habitación.

Día 2 (domingo 29 de julio de 2007) Lourenzá - Abadín (25km): la segunda etapa de mayor dificultad de nuestro camino, en constante ascensión y superando un desnivel de 600m a lo largo de toda la jornada. Salimos a las 07:30, con algo de agujetas (menos de las esperadas!). Elisa perdió un sujetador de Calvin Klein que estaba secándose colgado de su mochila. Desayuno en Mondoñedo (acompañando a Juan al cuarto de baño con la vaselina en la mano). Discusión con mis obreros de la reforma en mitad de una cuesta. Llegada al nuevo alberque de Gontán cerca de las 14:30. Fisioteraupeta en recepción para la gente con magulladuras y baño en el río para los valientes.

camino amanecer
Caminando por los bosques Un amanecer en el camino

Día 3 (lunes 30 de julio de 2007) Abadín - Vilalba (20km): etapa de transición, prácticamente llana. Salimos a las 08:00 después de desayunar en el pueblo y llegamos al albergue de Vilalba sobre las 13:00. Nos damos un homenaje comiendo de menú. Siesta interrumpida con el grito "pero si hay hombres!". Juan mata una araña 'gigante', lo que supone el primer contacto con Carolina, Estefanía y Lucía (3 chicas de Madrid que venían 'peregrinando' desde Gijón). Por la tarde compras en Vilalba: sujetador, rodillera, tiritas y comida. De momento aguantamos físicamente: Juan apenas se queja, a Elisa le molesta una rodilla y una ampolla, y yo llevo un pañuelo para sujetarme mi rodilla izquierda.

Día 4 (martes 31 de julio de 2007) Vilalba - Miraz (36km): la etapa infernal. Para evitar hacer una etapa de 41km con bastante subida, decidimos añadir 16km llanos a la etapa de hoy. Salimos tempranito, tempranito. Al poco de salir nos encontramos con Antonio y Alicia y recorremos juntos buena parte de la jornada matutina. Nos encontramos a Carol, Estefi y Lucía con el picnic montado (les pido un café pero no tengo suerte). Llegamos a las 12:30 a Baamonde (19km), el teórico final de etapa. Comemos, descansamos y a las 14:00 vuelta al camino. 3km por asfalto, bajo un sol de justicia, y jugándonos la vida con los coches. Luego algo de camino de tierra y más carretera. Mi rodilla empieza a matarme y los pies también. Elisa también va muy mal (se le ha reventado la ampolla) y Juan es el único que parece que va bien. Nos tiramos a descansar en mitad de un pueblo. Y vuelta a andar. Los últimos kilómetros son eternos. Llegamos al albergue privado de Miraz cerca de las 18:30. Encontramos cama y comprobamos que todos los peregrinos que están allí tienen tan mal aspecto como nosotros. La frase más repetida es: "Cómo estás? - Mal, muy mal". La ducha levanta la moral. Las madrileñas también consiguen terminar. Clase de español a una anciana británica. Por la noche, pequeña discusión con una pareja sobre si abrimos o no una ventana en la habitación.

Día 5 (miércoles 1 de agosto de 2007) Miraz - Sobrado dos Monxes (25km): etapa con bastantes subidas y alguna bajada. Desayuno a las 06:30. La primera parte de la etapa la hacemos con Carolina, Estefi y Lucía. Juan y yo tiramos hacia delante. Vamos cantando (un poco de todo, pero sobre todo Héroes). Lógicamente, empieza a llover. Sacamos las capas. Largos paseos por carretera. No vemos el mojón del km69. Juan y yo llegamos al albergue del monasterio a las 13:30 bajo un chaparrón. Comemos (Elisa: "de postre quiero licor de hierbas. bueno, tarta al whisky y licor de hierbas"). Duchas mixtas. Curación de ampollas y siesta. A las 19:00 canto de los monjes (Alicia y Elisa no paran de reirse, y Estefi se sienta cuando no debe). Salimos a tomarnos algo y durmiendo a las 23:00.

Sobrado dos Monxes Llegada a Santiago
Monasterio de Sobrado dos Monxes Llegada a Santiago

Día 6 (jueves 2 de agosto de 2007) Sobrado dos Monxes - Arzúa (22km): etapa corta y llana, pero en Arzúa nos unimos al Camino Francés por lo que hay que llegar pronto al albergue. Desayuno rápido. Nada más salir me quedo atrás porque una ampolla me está matando. Tardo 20 minutos en curármela bien. 4km más adelante Juan y Elisa se paran a esperarme. Avanzamos rápido, aunque yo voy cojeando (la ampolla me duele y apoyo mal, con lo que se me resiente la rodilla). Cogemos a las madrileñas y hacemos los últimos kilómetros juntos (menos mal que íbamos distraídos con la charla!). Llegamos a Arzúa sobre las 12:15. Nos costó encontrar el albergue y tuvimos que esperar a que abrieran a las 13:00 (soportando los cánticos de unos scouts italianos). Lavadora. Pulpo para comer. Siesta y sesión de masajes por la tarde. Ya falta menos.

Día 7 (viernes 3 de agosto de 2007) Arzúa - Pedrouzo (19km): etapa corta. Juan y yo pronto cogemos ritmo y tiramos (yo sigo cojeando, pero cuando entro en calor ya ni me entero). Nos cruzamos con un señor: "en el segundo bar hay empanada de verdad". Paramos a tomarnos un café en el segundo bar y pedimos empanada. Las chicas paran en el primero. Juan y yo vamos como motos adelantando gente mientras cantamos. 'Pique' con un par de galleguiños que pretendían devolvernos el adelantamiento. Llegamos a Pedrouzo a las 10:40 y esperamos a las chicas para entrar en el albergue (abre a las 13:00). Llegan muchos peregrinos y empezamos a temer el quedarnos sin sitio. Las chicas han tenido problemas y llegan a las 12:20. Los italianos intentan colarse en el albergue, pero tenemos sitio todos. Siesta con ronquidos. Paseo por el pueblo, compras y cervecitas en la plaza. Más curación, cena frugal, cero masajes y más ronquidos (que el culpable me achaca a mí! jaja).

Día 8 (sábado 4 de agosto de 2007) Pedrouzo - Santiago (22km): etapa final. Seguimos adelantando gente... que nos vuelven a pasar al hacer una parada para almorzar algo (menudas miradas de Juanito!). Llegamos al Monte del Gozo (otra gran frase de Elisa) y esperamos a las chicas. Los peregrinos que pasan parecen una procesión de moribundos, todos destrozados. Descanso, sesión de fotos y a Santiago los 6 juntos. Decidimos llegar hasta la Catedral con las mochilas. Lucía y yo nos descalzamos al poco de entrar en el centro de la ciudad. Esperamos a Carolina y Juan, que iban delante y se han perdido. Llegada a la Pza. del Obradoiro. Una señora nos ofrece unas habitaciones más cercanas que el albergue. Vamos a las habitaciones y vuelta a la Pza. (Juan y yo todavía descalzos y con la mochila). Entramos en la Catedral. Emociona. Nos piden que nos calcemos. Recogemos nuestras 'Compostelas'. Comida tranquila y vuelta a las habitaciones. La ducha pierde agua e inundamos el bar que hay debajo. Por la noche: tapas, espectáculo en la Pza. as Praterías y de marcha por Santiago (victoría a los puntos de los 'aweliyos').

descalzos la meta
Descalzados los últimos kilómetros Hemos alcanzado nuestra meta

Día 9 (domingo 5 de agosto de 2007) Santiago - Madrid: día de regreso. Desayunamos. Juan intenta asistir a la Misa del Peregrino, pero es en italiano. Despedida de Elisa que se marcha para coger el tren. Compras de regalos. Comemos los 5 que quedamos. Despedidas. Dejo mi palo en unos contenedores de basura. Se nos hace tarde y Juan y yo tenemos que coger un taxi para llegar al aeropuerto a tiempo. Regreso a Madrid y cañitas con los amigos para contar nuestras aventuras.

En fin, ha sido una experiencia espectacular por muchísimos motivos: por la novedad, por el sufrimiento, por los paisajes... pero, sobre todo, por la gente. A algunas de las personas que compartieron camino conmigo (no sólo peregrinos, sino también la gente de los pueblos o los hospitaleros) no volveré a verlas nunca más. A otras pocas (unas que conocí y otras que ya conocía de antes) seguro que sí. Pero todas ellas han dejado su pequeña huella para que esta aventura haya sido inolvidable.

Seguro que repito!!!

9 comentarios:

Morgan dijo...

¡Vaya toalla para la playa!
Yo no hago el camino de Santiago ni de coña. Si acaso, me embarco en la ruta del Cares, que es una asignatura pendiente que dejamos unos amigos hace ya unos añitos.

Es verdad que el cuerpo humano tiene una especial habilidad para 'olvidar' el dolor cuando es muy constante, pero, ¿I am pollas? No, gracias.

Me encanta cómo relatas los viajes Kykulliver. Tienes una especial habilidad para resumir un viaje en un post de manera sublime. Me encantan este tipo de posts... Supongo que a ti lo que te encantará es vivirlos ;-)

Un abrazote.

kykoche dijo...

si te digo la verdad, Morgan, cuando terminé el Camino me dije: "ni de coña lo repito el año que viene". Pero se ve que el sufrimiento deja un poso de masoquismo... porque ya estoy organizándome mentalmente para hacerlo de nuevo!

y me alegro de que te gusten mis relatos viajeros. La verdad es que me lleva bastante tiempo escribirlos... pero sobre todo porque me paro saboreando cada momento que voy recordando.

ay, si pudiera viajar constantmente cual Matt Harding!! :P

un abrazo!

Mariquita dijo...

Jooooo pues la verdad que me has puesto la miel en los labios..es algo que he deseado hacer siempre y es que por aquí pasan miles de peregrinos y a parte soy medio galega y me tira mucho.Pensábamos hacerlo en septiembre,pero ayer fue mi primer día de nuevo curro desde la operación del brazo así que está difícil,aunque visto que no te has pasado a tomar café,lo mismo me apunto a tus planes peregrinos del año que viene ^^ (toma morro que le echo :DDD)
Me ha encantado tu relato Kiko,y gracias por los ánimos.
;*****

Hairanakh dijo...

Cuando yo lo hice, Ribadeo-Santiago eran 177 km ;-) ¡Qué recuerdos...!

kykoche dijo...

no problemo, mariquita! el año que viene te aviso para que 'sufras' con nosotros! :P

Hairanakh, me has echo dudar y todo. Pero sumando las distancias de las etapas me salen 198km (y con la guía igual) :S Quizás anduviste más de lo que pensabas! jeje.

bubu dijo...

Jo!! Qué recuerdos, compañero!! Lo acabo de leer después de mi vuelta de vacaciones y no hago más que sonreír. En cuanto pueda escribiré una entrada en mi blog aunque no podré superarte. Ya sabes, para mí lo mejor del camino no fue "el polvo" sino la compañía.

Un abrazo, peregrino!

P. D.- Me quedo con lo de: "Juan y yo tiramos hacia delante. Vamos cantando (un poco de todo, pero sobre todo Héroes). Lógicamente, empieza a llover."

mikel dijo...

Buena penitencia para despedir tu orgía de viajes! Yo estoy con Morgan...a mi no me llames cuando repitas (que quede claro que me refiero a la caminata no a la orgia).

Me alegra saber que sea a base de caminatas o de orgias te vas poniendo en forma para la temporada que se avecina...porque dado mi estado de forma vamos a necesitar un base en condiciones (por cierto todavía estamos esperando tus previsiones para el Europeo)


A ver si nos vemos pronto y nos contamos...es un decir, gracias a tu blog me parece a mi que en nuestro próximo encuentro mi aportación será más jugosa!


Un abrazo!

kykoche dijo...

ey, wassup, Mike!
pues como este año el equipo dependa de mí, vamos apañaooosss!!! :P

y lo de vernos pronto, a ver si es verdad!! que vosotros tampoco habéis parado, no? (Chile, Santander...).

En fin, que tenemos muchas cositas de las que hablar.

un abrazo!!

juan luis dijo...

Joer, que recuerdos!!! yo hice el mismo camino y ahora me recuerdo todo todo

(en el monasterio las duchas eran mixtas?? de eso no me acordaba)