miércoles, agosto 12, 2009

Caminho Portugués (II)

Día 3 (lunes 27 de julio de 2009). Rubiaes - Tui (20km): existe la opción de dormir en Valença, pero es meterle 5kms más a la etapa siguiente, ya larga de por sí. Salimos prontito y nos desperezamos con una lluvia matutina. Desayuno en Pecene. Ascenso moderado, descenso un poco más prolongado y el resto de la etapa casi llano. Hasta Valença casi toda la etapa es por vías romanas. Ainhoa (fatal de la rodilla), Caro y Dani se van quedando atrás. Juan también por culpa del tobillo. El resto más o menos bien, aunque yo llevo un vendaje en la rodilla (preventivo) y otro en el tobillo que me torcí. Nos reagrupamos en Valença, pero decidimos economizar esfuerzo y no subimos a la ciudadela. Cruzamos el río Miño/Minho (y por tanto la frontera). A la entrada de Tui un grupo sigue la carretera principal y otro las flechas amarillas que llevan a la ribera del río. Los dos caminos son válidos. Llegamos a la catedral y buscamos el albergue (ojo! las flechas amarillas no pasan por la calle del albergue, pero sí muy cerca). Llegamos sobre las 13:00. Descubro que me he olvidado el gel y el champú en Rubiaes, más la toalla en Ponte. Soy un desastre. Comilona a base de unas hamburguesas gigantes. Compras en la farmacia y en el súper. Paseo turístico. Cena a base de fruta, leche y cereales.

Día 4 (martes 28 de julio de 2009). Tui - Redondela (30km): nos colamos en un cruce (bien señalizado, pero era de noche... Ainhoa, Caro y Dani fueron más listos) y perdimos una hora entre vegetación y vías del tren -conocemos a los todoterreno Antonio y Toni-. Entre eso, unos bares cerrados, un café poco más allá... perdemos mucho tiempo. Dani, Mártita y Ainhoa deciden coger un autobús hasta O Porriño para ir al médico. 3kms de recta por asfalto cruzando un polígono industrial hasta llegar a O Porriño. Conocemos a Ximo, un valenciano muy dicharachero. Obras en el pueblo que nos cortan el ritmo. Caro también decide parar y se une al clan médico. Andamos por asfalto (algún tramo peligroso) hasta Mos. Comilona en frente del albergue a base de ensalada y bocatas de tortillas echas con los "famosos huevos de Mos". Tras la comida, 9 kms hasta Redondela con una importante subida y un descenso muy pronunciado. Las rodillas sufren... nosotros 'zurcimos'. La charla con Ximo hace que se me pase volando el final de la etapa. Llegamos al albergue a las 18:30. Casi no quedan camas. Ainhoa está destrozada, el médico le ha dicho que tiene la rodilla muy inflamada y que no puede seguir el camino. El resto han tenido mejor suerte. El albergue no está mal, pero (a pesar de que la hospitalera era muy maja) para mí es el peor de este camino: literas hacinadas, mala ventilación, espacio malgastado (museo?), apenas hay espacio para tender... Tomamos unas cervezas y comemos (11 peregrinos) como unos señores en casa de Loli (familia política de Fernando). "Hola, Ximo, de Valencia. -Hola, Loli, de Galicia." Carol se agarra un buen pedo con el orujo de fresa. Actividad nocturna en alguna litera.

Día 5 (miércoles 29 de julio de 2009). Redondela - Pontevedra (19km): Desayuno en Redondela y despedida de Ainhoa (a pesar de nuestra insistencia, decide regresar a Madrid en autobús via Vigo). La etapa tiene un par de cuestas, pero es fácil. Aún así, la gente no está con fuerzas para hacer 15km más hasta San Mauro (lo que nos permitiría llegar el viernes a Santiago). Preciosas vistas desde Puente Sampaio. En la primera parte de la etapa nos juntamos una tropa: nosotros, los 3 valencianos, Joel el "portugués errante"... Parada sanitaria rodeados de naturaleza. Cartel de "Camino: Desvío Provisional" en español, que muchos extranjeros no entienden. Parada en aldea de Sta. Marta, el día de Sta. Marta, y con una Marta en el grupo. Gominolas, palomitas... y charla semireligiosa con una lugareña ("El triángulo formado por Lourdes, Santiago, Fátima y Roma"). Últimos kilómetros de asfalto, un poco pesados. El albergue está justo al llegar a Pontevedra. Llegamos a las 12:15 y esperamos con unas cervecitas (inviación de Juan y Carol) hasta las 13:00 que abre. Nueva comilona (Marta no invita al pulpo), siesta rota por el grito de una esposa encendida ("en las farmacias venden unas cosas que se llaman tapones y que son perfectas tanto para los ronquidos como para las risas de los adolescentes"), chiste en inglés, trucos para no tener ampollas, paseo por la ciudad, pantalones nuevos para Fernando, cena de cereales.

cenita y queimada amanecer en el camino
Frontera natural Ponte Sampaiao

Día 6 (jueves 30 de julio de 2009). Pontevedra - Briallos (22km): Caro y Dani en transporte hasta Padrón, para llegar el viernes a Santiago. El resto madrugón y desayuno con un camarero hiper-lento. Casi nos perdemos a la salida de Pontevedra. Travesía sin nada especial que reseñar, a parte del mucho asfalto. Llegamos a Briallos a las 12:10. Es demasiado pronto y el albergue está todavía cerrado. El albergue está nuevo (~28 literas). La hospitalera es una borde: nos deja esperando al sol hasta las 13:00, nos da unas sábanas (a los que estábamos) y dice que vuelve a las 19:00 para sellarnos. Compramos comida en la única tienda del pueblo (~1km del albergue). La mayoría de nuestros compañeros (Joseta, Anne, los Tonis, Ximo...) siguen hasta Caldas. Baño en el río, perfecto para recuperar las piernas y los pies con el agua fría. Siesta, masajes, curación de ampollas (sobre todo Juan). La hostelera impide que se quede a dormir una chica que llevaba andados 48km (la llevan en coche a Caldas). Cena y a dormir.

Día 7 (viernes 31 de julio de 2009). Briallos - Padrón (25km): Desayunamos en Caldas de Reis. El que peor va es Juanito por culpa de la ampolla y el tobillo. Bonito paseo por caminos arbolados que cruzan valles y colinas diversas. Pasamos 2 horas diciendo nombres de mamíferos (el lobo de mar existe, el ligre también) y series de TV de todos los tiempos. Descansamos en un puesto de Protección Civil. Último tramo hasta Padrón muy cansado por culpa del asfalto y el feo paisaje. Feria, puente romano y llegamos al albergue, somos de los primeros. El albergue: precioso, grande y recién renovado, al lado de la catedral, y con una hospitalera muy maja. Comemos en O'Pimenteiro y, a pesar del pulpo, los pimientos (invitación de Mártita!) y la carnaza, nos 'achispamos' con el vino y los licores. Dormimos la mona. Caro y Dani han llegado a Santiago sin problemas. Pasamos la tarde protegiéndonos de la llovizna y cenamos en la sala común, en compañía de Natalia y los polacos, Christian y otros 2 alemanes, el grupo de galleguiños de La Guardia y la familia de 3 hijas + 2 novios. Por la noche, Juan y yo nos vamos a ver el fútbol a un bar.

cenita y queimada amanecer en el camino
Cuál será el camino... Llegamos!

Día 8 (sábado 1 de agosto de 2009). Padrón - Santiago (23km): intentamos desayunar en el bar de la estación de autobuses Padrón, pero está cerrado. Chaparrón. Desayunamos más adelante en un hotel. Juan tiene el tobillo muy hinchado y nos pide que no le esperemos, que llegará a su ritmo, pero sin parar. Avanzamos mezclando tramos de camino y de carretera. Mujer de la curva. Cruzamos varios pueblos, más asfalto y nuevo chaparrón. Los últimos kms son bastante feos y se hacen largos. A la entrada de Santiago nos encontramos una terrible cuesta, en cuya cima hay un Hospital (por algo será). Esperamos a Juan para entrar todos juntos. Nos reciben Caro y Dani. Entramos en Santiago por la Avenida Rosalía de Castro (no es la más bonita). Llegamos los 10 peregrinos juntos (Ainhoa en el pensamiento) hasta la Plaza del Obradoiro. Alegría y fotos. Visitamos la Catedral. A la salida, más lluvia. Comemos de menú en un restaurante, a pesar de que olemos fatal. Marta y Fernando se quedan dormidos en la mesa. Volvemos a la plaza y esperamos que alguien nos ofrezca alojamiento. 5 minutos tardamos: apartamento, 15€/persona. Ducha, tiendas, algunos consiguen su compostela. Cena de celebración (bebida y comida mejorables). Bares, cervezas y copas, acompañados de Christian, Joseta, Anne, Natalia y los polacos.

Día 9 (domingo 2 de agosto de 2009). Santiago. Dejamos las mochilas en el apartamento de Natalia. Escuchamos la misa del peregrino. Paseamos por la ciudad, resto de compostelas y más compras. Recuperamos las mochilas, comemos en una especie de kebab. Repetimos. Vamos al aeropuerto, unos en autobús, otros en taxi (hay tarifa plana de 18€ desde Santiago!). Facturamos algunas mochilas y a volar. Salimos con retraso y el piloto le 'pisa'. Cazos y mareos. Mis padres han salido de casa sin las llaves. Les vamos a abrir y nos vamos a casa. Luego a casa de Juan a tomarnos algo con Ainhoíta

... el lunes a trabajar, después de otra gran experiencia en el Camino. Volveremos a repetir!!

5 comentarios:

lexu-jaime dijo...

Vale, dime que lo apuntas todo cual Colomo porque si no, con esa memoria no sé como pudiste perder el kit de limpieza.

Vaya traca señorito!!!!

Cuando ecuches LABORDETA!!! girate que es a tí.

jejeje

Cristina Serrano dijo...

que bien resumidito... soy el apoyo en tierra del Blog Camino de Santiago Portugués 2009,yo hice este mismo camino en 2004, y desde entonces, por lo que cuentas, ha cambiado muchísimo el Camino....Os recomiendo la Via de la Plata desde Orense, para otro año, mas cuestas, pero igualmente bonito. Un saludo a todo el grupo.
Cristina Serrano

Camino de Santiago portugués dijo...

Hola Kykoche, soy Javier del blog Camino de Santiago portugués 09

Tengo una duda que por favor, me gustaría que nos resolvieras acerca del Día 6 (jueves 30 de julio de 2009). Pontevedra - Briallos (22km)

Deduzco por tus palabras que en Briallos el albergue estaba cerrado y que seguísteis hasta Caldas de Reis, donde hay un albergue nuevo y con una hospitalera un poco borde.

¿Puedes decirme dónde está este nuevo albergue de peregrinos?. Es que me dice otro compañero peregrino que estuvo esa misma semana y no pudieron dormir en Caldas porque no había disponible un albergue al efecto, puede ser que no lo hubieran visto?.

Si puedes contéstame en el post del blog diciéndome algo al respecto.

Muchas gracias, un fuerte abrazo.

carpediembubu dijo...

Enhorabuena Kykoche!! Pedazo de relato. Ya veo que puede servir incluso de orientación a otros peregrinos.

Fue un placer compartir otra vez más el Camino contigo. Lástima sobre todo por lo de Ainhoa y las lesiones, como bien dices empecé con el tobillo, pero acabé con las piernas sobrecargadísimas y ampollas en los 2 pies. Sin embargo ya sabes que lo repetiría encantado :D

Un abrazo!

kykoche dijo...

lexu, ya sabes que los abuelos tenemos buena memoria... para lo que nos interesa :P

bubu, tú cuidate para dentro de un par de años, que a la tercera toca Finisterra!

un abrazo!