viernes, septiembre 21, 2007

Eurobasket'07

Después de digerir la final del pasado domingo, y de encontrar un hueco para ponerme a escribir, por fin me decido a comentar el papel de la selección española en el Eurobasket'07.

Sinceramente, me ha decepcionado. Sí, me ha decepcionado por no conseguir el oro, pero estoy orgulloso de ellos. Es que son muy buenos! Realmente muy muy buenos! Son tan buenos, y era tan evidente su superioridad, que hasta una plata sabe a derrota.

Si echamos la vista atrás, podemos ver que ya había indicios de que no todos los engranajes funcionaban tan bien como en el Mundial. Los partidos de preparación se ganaban, sí, pero el equipo salía medio dormido, le costaba arrancar y sólo rompía el partido a partir de 3 minutos de excelsa defensa e inspiración ofensiva de alguno de sus puntales. A pesar de ello, ganamos de más de 20 puntos los dos partidos a Lituania (medalla de bronce en el Europeo) y de más de 15 los dos partidos a Alemania (finalmente sexta). No parecía que hubiera nada alarmante.

En paralelo a la preparación empezaron a llegar los problemas. Garbajosa no, Garbajosa sí. Está clarísimo que todos queríamos que jugara Jorge (es un 'cabronazo', un killer que complementa perfectamente a Gasol aportando puntos exteriores), pero las dudas hasta el instante final supusieron una distracción y una tensión adicional para el equipo... al igual que la precaria situación de Jordi Trías. Además, la 'Bomba' Navarro se lesionaba y decía adiós a los 3 primeros partidos del Europeo. Y por si esto fuera poco, los constantes compromisos publicitarios y entrevistas con los medios no facilitaban la concentración del grupo.

Con estos ingredientes empezamos el Europeo. Victorias fáciles sobre Portugal y Letonia (dos equipos sin mucho caché), y de pronto llega la sorpresa: derrota frente a Croacia. Esta derrota sacó a la luz varios detalles importantes, de los cuales destacaría uno: el equipo sentía una gran presión por ganar delante de su público... temían la derrota, y no hay un camino más directo hacie ella que el miedo. Sinceramente, a pesar del récord de victorias de Pepu, hasta me alegré. Era un toque de atención frente a la euforia desmedida del público y medios, en un momento no crítico del campeonato y que le permitía al equipo retomar el contacto con la realidad.

Y empezamos la segunda fase. De nuevo el equipo vuelve a funcionar: palizas a Grecia y Rusia, y victoria sobre Israel. Además, en estos partidos recuperamos a la 'Bomba', aunque Sergio Rodríguez demostraba una preocupante falta de confianza en su juego. En fin, habíamos conseguido lo deseado: pasar como primeros de grupo al cruce de cuartos y meter un poco de miedo a nuestros rivales. Ahora empezaba realmente lo bueno.

En cuartos de final: Alemania. Un viejo conocido con el que además teníamos cuentas pendientes de pasados campeonatos. De verdad, en mi opinión, me cuesta creer que Alemania se clasificara entre los 8 primeros, son un equipo muy flojo y sin recursos ofensivos. Así que me alegré cuando eliminaron a Italia, un rival que nos podía haber dado bastante más guerra. El partido contra los alemanes no tuvo mucha historia. Hubo momentos en los que llegamos a ganar de casi 40 puntos. Estábamos en semifinales.

Semifinales contra Grecia, que se coló ahí sin hacer un gran campeonato. El problema de este partido fue de nuevo la relajación, pensábamos que por ganar a Grecia de 20 en los dos últimos enfrentamientos ya estaba todo hecho. Y señores, Grecia era la anterior campeona de Europa y subcampeona del mundo. Grecia hizo su partido, buscó la polémica arbitral para desquiciarnos, estuvo mucho más acertada que en anteriores enfrentamientos y a nosotros nos volvió el miedo a perder... gracias a que en el tercer cuarto tuvimos a la 'Bomba', que si no nos quedamos sin final. Bueno, gracias a la 'Bomba' y a los tiros libres, que por una vez tuvimos un buen porcentaje.

En la final Rusia. Sinceramente, son un buen equipo, pero ya. De 10 partidos contra ellos deberíamos ganarles los 10. Lo digo completamente en serio. Hasta el propio Kirilenko afirmaba antes de la final que para ellos era un logro impensable estar en la final cuando no habían conseguido clasificarse siquiera para el anterior Mundial (mención a parte para Kirilenko cuando en medio de la entrevista dijo: (sic) "No podemos permitir que España nos marque muchos 'ratatatatá'"). Pero en la final se nos juntó todo: un pésimo y poco inteligente Gasol en ataque, el miedo de los compañeros, la ausencia injustificada de Navarro durante muchos minutos, el miedo a perder, los tiros libres, las pérdidas de balón, la euforia de los medios que llevaban meses vendiendo el oro... en fin, todo. Nos falló el coco. En fin, no quiero analizar el partido porque para eso se han rellenado ya hojas y hojas con el tema. Reconozco que me agarré un buen cabreo.

En definitiva, para mí fue una decepción, pero insisto en que lo fue porque el equipo no dió todo aquello de lo que es capaz. Tenemos el mejor equipo de la historia de España y podemos enfrentarnos a cualquier selección del mundo con opciones de victoria, y pudimos haber jugado mejor. No estuvimos a la altura: ni los jugadores, ni Pepu... ni yo, que por olvidarme me quedé sin entradas. Si hubieran sido derrotados por alguien mejor que nosotros no me hubiera dolido tanto. En parte el problema volvió a ser muy 'español', sobre todo si hablamos de la selección española de fútbol: volvimos a pensar que éramos campeones antes haber ganado.

A pesar de todo: "¡Gracias, España!" por hacernos vibrar de nuevo con el BA-LON-CES-TO!!!

4 comentarios:

Morgan dijo...

¡Pedazo de entrada!

Estoy de acuerdo contigo en que España decepcionó en el último partido. Yo los vi contra Grecia y flipé en colores del peazo equipo que tenemos. Son un gran equipo y lo demostraron, pero se les juntó todo en la recta final. Y, aún, no estando nada finos perdieron de 1 punto...

España se merecía ganar por el campeonato que hicieron, pero jugando como jugaron el último partido, se merecieron lo que tienen ahora mismo, la plata en el Eurobasket. Que esto, les vendrá bien para futuros enfrentamientos y para que un equipo así pueda madurar hasta hacerse con todos los títulos a su alcance.

Un saludo!

kykoche dijo...

estoy de acuerdo contigo, Morgan. La pena es que una oportunidad como ésta no siempre se repite.

un abrazo!

Anónimo dijo...

Comparto mucho de tu pedacho de análisis. Una pena, en fin. Espero que no nos pase a nosotros lo mismo este año!

Un abrzo! Mikel

kykoche dijo...

jejeje, yo creo que nosotros al menos no sentiremos la presión mediática.

por cierto, me gusta eso de jugar de negro! :D

un abrazo!