lunes, junio 22, 2009

Diario Motero (III): Montmeló

Y para el final, el motivo 'real' del viaje: el Gran Premio de MotoGP de Montmeló.

Como ya he dicho antes, el viernes llegamos a Barcelona a mediodía, así que optamos por no ir a ver los entrenamientos libres. Los entrenos están bien, pero al no ser oficiales, la verdad es que tampoco aportan mucho más que la posibilidad de dar unos paseos por el circuito.

El sábado sin embargo sí que fuimos a ver los entrenamientos oficiales. Llegamos alrededor de las 10:30 a la Oficina de Acreditaciones y recogimos las entradas de tribuna que habían dejado reservadas a nombre de Morgan. Entramos al circuito y, sorprendemente, sólo tuvimos que andar durante 10-15' para alcanzar nuestra tribuna, en plena recta de meta. Madre mía, cómo rugían los motores al pasar delante nuestro (justo cuando alcanzaban su velocidad punta)!! Y sólo eran las motos de 250! Al final echamos la mañana viendo los entrenamientos oficiales de 125cc y de MotoGP, y no vimos 250cc. La razón clara, estábamos todavía perjudicados del día anterior y en la tribuna pegaba el sol que daba gusto (y nosotros sin gorra y sin crema, como unos 'campeones').

El domingo, un poco en nuestra línea, no llegamos a tiempo de ver la carrera de 125cc. ¿El motivo? que en Barcelona habían cortado el acceso a la Ronda del Litoral por culpa de una carrera popular y nos tuvieron danto vueltas por el centro hasta que la abrieron de nuevo. La consecuencia fue que entramos en el circuito cuando faltaban un par de vueltas, y con el desplazamiento hasta nuestros asientos (con equipajes incluidos), pues nos perdimos el final de la carrera con el grave error de Simón.

Después de tomar un poco la sombra, comenzó la carrera de 250cc... que tampoco tuvo mucha historia al caerse Simoncelli, el gran rival de Bautista, en las primervas vueltas. De hecho, lo más emocionante fue ver cómo Aoyama remontaba posiciones hasta superar a Barberá en la última vuelta y hacerse con el segundo puesto en el cajón. Eso sí, opino igual que Showy en MasMoto, la alegría del público por la caída de Simoncelli no está justificada.



Por último, el plato fuerte de MotoGP. Se ha escrito muchísimo sobre el carrerón de Rossi y Lorenzo, y es que fue exactamente eso: un carrerón. Estuvieron luchando a muerte durante toda la carrera... pero la última vuelta... ay, la última vuelta!! ES PEC TA CU LAR!!! Se las prometía ya muy felices Lorenzo cuando Rossi se sacó de la chistera un adelantamiento memorable! Grandísimo Il Doctore!

A las 15:00 más o menos enfilamos hacia las Kawas. 650km nos separaban de Madrid y bien que los recorrimos. Aunque sí es verdad que lo pasamos mal en algún momento. Especialmente cuando a 200km de Madrid, ya de noche, nos cayó encima una tormenta durante 20 minutos: poca visibilidad, suelo resbaladizo, resplandores, relámpagos constantes... vamos, que nos curtimos un poquito. Al final llegamos a nuestros destinos alrededor de las 23:00 completamente reventados, pero con el recuerdo de un grandioso fin de semana a nuestras espaldas!



1 comentario:

carpediembubu dijo...

Il Doctore!!! Qué grande!! Lorenzo, aún te queda un mundo por aprender de él!

Un abrazo!