miércoles, agosto 20, 2008

La ruta del Norte

Ahora que ya se han terminado las vacaciones, toca el turno de rememorarlas. Así con un poco de suerte la vuelta al curro se hará menos dura, que lo dudo.

El primer viaje de vacaciones propiamente dicho lo hice por el Norte de España con mi buen amigo bubu. El objetivo era hacer una rutilla 'enlatada' (a.k.a. en coche), por Asturias primero y por Cantabria después, a la vez que practicábamos algo de deporte aventura.

Los primeros días nos alojamos en Sebreño, un pueblo pequeño que está al lado de Ribadesella. La localización era perfeta porque estaba en el centro geográfico de todo lo que queríamos hacer por Asturias. El primer día, el del viaje, ya aprovechamos para visitar las preciosas playas del Aguilar y del Silencio, en el Concejo de Cudillero. Al día siguiente, el Descenso del Sella. Increíble. Me encantó la experiencia. El paisaje fantástico, el descenso sencillo y los 14km (salimos desde Arriondas) se nos hicieron cortos. Por la tarde visita a los lagos y al Santuario de Covadonga, con unas vistas realmente increíbles. Y por último, paseo por Ribadesella, con su bonito puerto y la playa de La Marina.
Playa del Silencio Lagos de Covadonga

El tercer día, otro plato fuerte: la ruta del Cares. Contratamos la excursión en un centro de multiaventura que, tras otra bonita ruta por los Picos de Europa, nos trasladó hasta Caín (León), pueblo de comienzo del 'paseo'. La ruta en sí no tiene mucha dificultad y consiste en recorrer un desfiladero de 12km de longitud que el río Cares ha ido erosionando a lo largo de los siglos. Las vistas, de nuevo, realmente espectaculares.

Ribadesella Ruta del Cares

El cuarto día tocó trasladarse a Cantabria, concretamente a nuestra segunda estación base en Santillana del Mar. Eso sí, el camino lo aprovechamos para visitar y darnos un bañito en Llanes (pueblo precioso) y San Vicente de la Barquera (que, a riesgo de repetirme, también es precioso).

Llanes San Vicente de la Barquera

El quinto día tocó tirar del coche. Primero, Cabezón de la Sal, el pueblo no tenía mucha cosa, pero sí que nos dió tiempo para visitar la interesante reproducción de un poblado cántabro. A continuación, Comillas, donde además de disfrutar de otro pueblo con mucho encanto también quedamos con mi compañera de estudios, Raquelita. Por último, Santillana del Mar, precioso^2 (ya me da vergüenza repetirlo) pueblo medieval, increíblemente cuidado, y donde no es nada difícil imaginarse a la gente paseando a caballo, con su espada al cinto y su vizcaína oculta tras la capa.

Santillana del Mar Laredo

El sexto día visitamos Laredo (un pueblo 'abenidormiado' con una playa inmensa y un bonito mirador), Santoña (espectacular y súper-cuidado pueblecito) y por último nos dimos un paseo por las playas de Isla/Queijo.

Santoña Isla/Queijo

El último día tocó viaje de regreso, eso sí, previa visita a mi abuela y mi tía en Reinosa.

5 comentarios:

lexu-jaime dijo...

echo de menos la parte gastronómica; esas sidras, esos bollos preñaos, esas empanadas, el cachopo, los sobaos pasiegos, la tarta de queso,...

kykoche dijo...

tienes razón! también nos 'empapamos' de mucha sidriña, de crema de orujo, etc... y algún que otro sobao también cayó ;)

pero es que no se puede contar todo!! jeje

Lucia dijo...

Las fotos son preciosas!!me muero de "endivia" cada vez q las veo.....desde luego vaya vida q te pegas macho...menos mal que no has hecho ningun viaje más como por ejemplo a Almeria, Oropizza o Paris....VAMOS, EL SERIA COLMO! HA!

1beso viajante!
;)

PD: Oye Lexu-jaime muchas gracias por el sitio del cuscus, estuvo genial, ya lo he recomendao a todo el mundo ejej

kykoche dijo...

ja! pues curiosamente sí he ido a París... y ya verás cuando cuelgue las fotos! te vas a morir de 'envidia'!!! :P

helenatxu dijo...

I (L) Cantabria & Asturias ^^