lunes, junio 04, 2007

Instinto de supervivencia

El sábado pasado, a eso de las 10 de la mañana, iba con Chebax por la N-III camino de Murcia. Viajábamos en mi coche y llevábamos recorridos unos 150 km sin mucho que destacar, salvo un Mercedes todoterreno conducido por una señora y que tardó 2 km en cambiar de carril para dejarme adelantarlo.

Así llegamos a una zona con tráfico bastante más denso y un poco en cuesta. Iríamos a unos 110km/h y yo estaba adelantando a un camión bastante grande. Entonces vi que el Mercedes todoterreno que iba dos coches por delante de mí (me había vuelto a adelantar) ponía el intermitente a la derecha y se cambiaba de carril. Pensé: "hombre, mira qué rápido se ha cambiado ahora".

Hasta ahí todo normal.

Pero nada más apartarse el Mercedes, también cambió de carril el coche que tenía delante. Y entonces es cuando lo vi. Un coche viejo, rojo, que se dirigía directo hacia nosotros a unos 80km/h en sentido contrario al de la vía. Ocupaba parte del arcen, pero más de la mitad del coche estaba en la mitad de mi carril.

La verdad es que todo ocurrió muy rápido. Metí un rápido volantazo hacia la derecha y luego rápidamente otro hacia la izquierda para evitar meterme debajo del camión. Luego enderecé. El coche rojo pasó muy cerca, pero pasó. El camión siguió en su sitio. Y mi coche se recompuso rápidamente de la maniobra y retomó el sitio en el carril de la izquierda. Chebax y yo nos quedamos callados, blancos, intentando comprender lo que acababa de ocurrir. Tardamos en reaccionar, invadiéndonos a partes iguales una mezcla de ira contenida y de agradecimiento por la suerte que habíamos tenido.

Rápidamente pudimos comprobar algunos estragos cometidos por el kamikaze en cuestión: 500m más adelante había dos coches accidentados en el arcén de la derecha y un poco más adelante tres coches más en el carril de la izquierda. No parecían accidentes graves, sino meros alcances. Poco después apareció la Guardia Civil en persecución del loco. Sólo espero que lo cogieran, que durmiera en la cárcel y que nunca más vuelva a coger un coche.

5 comentarios:

Morgan dijo...

¡Si es que la carretera está llena de HDP!

Menos mal que nos fuisteis unos de los estrellados por el kamikaze. Me alegro de que salieseis bien y que podáis contarlo.

Ahora, te voy a contar la mía, porque también tiene guasa...

"Carretera de conexión entre M-50 y N-I dirección Madrid. Los que vamos en esa dirección nos tenemos que meter en el carril de la izquierda de 3 disponibles. Veo que un coche se pone a mi altura a la derecha de mi coche. Una Volkswagen Touran, conducido por una señora/ita. Al ver que pone el intermitente a su lado izquierdo, piso un poco el acelerador para hacerle hueco. Con lo que la conductora, acelera su furgoneta y se mete a capón en el carril izquierdo. Consecuencia de la maniobra, casi me pego un leñazo contra el quitamiedos, porque la señora no tenía hueco para entrar, pero como se le había puesto en los cojones... pues nada, casi me ostio para que pasase. La adelanto por la derecha, tó cabreao y me pongo de nuevo delante suya y freno, para pegarle (al menos) la mitad del susto que me ha pegado a mí, la muy hdp... Miro el retrovisor entre grito y ademán con el dedo corazón y veo que tiene UNA SILLITA Y UN NIÑO en la parte de atrás... Me he quedado blanco al verlo". No paró ahí la cosa, la tuve picada hasta que me fui a la N-I y ella para Alcobendas por la vía de servicio. Pero, ¡MANDA HUEVOS! ¿Pone esa señora la vida de su hijo en juego todas las mañanas? ¿Llegaba tarde a algún sitio y por eso la invadió la locura? Yo hay cosas que no me explico.

Un abrazote y suerte en la carretera.

Ernesto dijo...

:S

Como el metro no hay nada.

Mariquita dijo...

Jooooder vaya susto no?????

Yo me cago en la madre que parió a todos esos sinvergüenzas porque si se quieren matar perfecto,que se maten ellos..que se tiren por un puente o de cabezazos contra la pared,pero no se puede jugar así con la vida y con las familias de la gente.....
Y encima que haces?? No sería la primera vez que llamo a la policía para dar la matrícula de algún loco...pero bueno....luego te pasa a tí la más mínima y te meten la del pulpo....
Puta vida.....

Igrein dijo...

Buah! Yo no te cuento pq no acabaría. Lo que es cierto es que cuando voy al volante me vuelvo una energúmena y si voy con mi hija y ponen en peligro su vida aún más.
Los persigo, los hago parar, salgo y me cago en su p. m.
Un día me ganaré una ostia, pq a los hombres les toca mucho los huevos que salga una mujer pegandoles gritos de un coche.
A las mujeres más.
Pero a mi me importa un huevo, les grito a todos, por cabronesssss, jeje.
Es que me da rabia. Si te quieres matar, maravilloso. Matate tu. A mi déjame en paz. No?

kykoche dijo...

morganchito, la señora está zumbada... pero tú eres un poco cabroncete frenándole en la cara, no? jejeje.

ernesto, acabo de localizar tu blog!! mira que te echaba de menos ya :D

mariquita, una pregunta: realmente la policía qué hace cuando le das una matrícula? Porque si sirve de algo, te juro que empezará a hacerlo!

igrein, jajaja, me encantaría verte bajando del coche y pegarle unos cuantos gritos a un taxista, por ejemplo :D